Atelier, un laboratorio de creatividad en La Farga

El Atelier no son manualidades, no es solo experimentación, no es solo pasarlo bien, no es «todo vale».

Y  entonces, ¿Qué es el Atelier?

Concebimos el Atelier  como un espacio artístico de conocimiento del mundo, de autoconocimiento, de expresividad, de formación de la sensibilidad estética, de acercamiento al mundo del arte.

En el Atelier intentamos que los distintos espacios ofrezcan posibilidades para trabajar todos estos aspectos: la creatividad, la experimentación, la expresividad, la reflexión, el juego, los aprendizajes técnicos… pero de una manera conjunta e integrada. A veces en un solo proyecto se combinan felizmente todos estos aspectos, aunque otros no sean tan equilibrados.  En unos espacios quizá  aprenden más técnicas plásticas que en otros, o se trabaja el mundo emocional y la expresividad de manera especial o aparecen más o menos referentes artísticos que los acerquen al mundo del arte;  pero siempre intentamos tenerlos todos presentes al igual que un menú equilibrado  intenta cubrir las diferentes necesidades del organismo y no solo la necesidad de calcio, de vitaminas o de hidratos.[1]

Una buena sesión de plástica debería animar a la observación (interior o exterior); a la experimentación con los materiales antes de ponerse a trabajar en el proyecto definitivo;  a la reflexión con preguntas, comentarios…; a la materialización plástica con respeto por sus ideas, pero ofreciendo la ayuda necesaria; a la autoevaluación de los propios resultados; al aprendizaje grupal, etc. intentando asegurar que se  respeten los elementos básicos de  todo proceso creativo.

No es malo hacer una manualidad, pero sería perjudicial reducir la práctica artística a hacer siempre manualidades, no es malo aprender técnicas, pero las técnicas están al servicio de un proyecto creativo y no deberían convertirse en el objetivo exclusivo de la educación artística;  no es malo expresarse siempre y cuando  entendamos que la expresión no es incompatible con la reflexión, etc. 


[1] Esta idea de la educación artística como menú aparece muy bien explicada en la introducción de: Berrocal, Marta (coord.) (2005). Menús de visual y plástica. Barcelona: Graó. aunque aquí no se haga referencia a los procesos que Berrocal considera imprescindibles en una sesión de arte y simplemente se tome la idea general de su argumentación.

Ese es el objetivo y la metodología que trabajamos en el Atelier de La Farga Infantil y en el Ciclo Formativo de Grado Superior en Educación Infantil: la educación integral de la persona a través del arte.